lunes, 16 de agosto de 2010

La Banda que no para de sonar

Ya es un clásico en cada partido de Belgrano, la “Banda de la Vuvuzela no deja de sonar en ningún momento y alienta y ensordece toda la tarde. Por ello me pareció importante contactarme con un integrante de la misma para conocer un poco más de su funcionamiento. Después de largas tratativas, varios filtros y de llegar con los ojos vendados tirado en el piso de un auto, tuve una entrevista con el Tata Vergara quien contestó estas preguntas. Obviamente nunca supe a donde me llevaron, ya que su guarida es secreta.

¿Como nació la idea de la Banda?
Dudu (Santiago Dulce, hermano de Francisco), fue a ver el mundial de Futbol a Sudáfrica y yo le pedí que me consiga una Vuvuzela. Resulta que el volvió y me la entregó el día del partido contra Champagnat, en Pacheco. Ese día, de forma natural, se armó un grupo muy divertido en la tribuna, con gente de las camadas 75, 76, 77, 78, 81 y 82, y hasta Tacho Rivarola y el Chelo Santurio. Como yo tenia la Vuvuzela ahí, y es difícil de tocar, hicimos una mini competencia en el entretiempo para ver quien la hacia sonar mas fuerte. Resulta que en la semana, antes del partido con Lomas en Pino, con el Mono Gradin nos comentamos lo bueno que estuvo, entonces armamos un grupo de mails de los que estaban ese día y les mandamos la idea de conseguir una par de Vuvuzelas mas y hacer una banda divertida. Así fue como esa semana me fui hasta almagro a comprarlas. A pesar de que la idea se nos ocurrió al mono y a mi, cada uno en la banda tiene un rol. Dudu diseñó la imagen de la bandera, Agus Vallcaneras la mandó a hacer, la lancha es el creativo de las canciones y la imagen marketinera del grupo, el mono maneja las cuestiones legales con la Comisión y yo lavo y arreglo las Vuvuzelas y la bandera.

¿Como consiguieron las Vuvuzelas?
La primera vino de Sudáfrica y lamentablemente en el partido con Lomas recibió un pelotazo y se partió al medio. Está en casa autografiada por los miembros de la banda, tipo museo. El resto las conseguimos por medio de Fede Namino, con un proveedor que tiene en Almagro. Tenemos 15 Vuvuzelas tuneadas con los colores del Marrón.

¿Quienes la integran y quien es el Jefe de la Banda?
Los integrantes originales somos el mono Gradin, el ruso Tebano, Nico Santurio, Gusy Rocca, Nico Carcavallo, Rami Araujo, Nico Barberia, Agus Vallcaneras, Fede Voltan, Sebi Fossati, Tomy Tosto y yo. Después se sumaron Fede Namino, Vivi Vergara, Andy Lelio, Nico Rubino, el Tano Marini, Chuga Usandivaras y el flaco Mujica. Con respecto a quien es el jefe, ya nos preguntaron varias veces y la verdad es que, como te dije antes, cada uno cumple un rol adentro del grupo y es importante para el grupo. Pueden decir que es Dudu porque trajo la Vuvuzela original, o que somos el mono y yo por la idea y la puesta en marcha de la banda, o que es la lancha porque lo reconocen los medios, o que son Rami o Vivi porque son los que no paran de tocar, o que es Gusy porque es el dueño de las coreografias, etc

¿Es difícil ser aceptado en la Banda? ¿hay algún ritual especial?
La banda es muy celosa de si misma y tiene bien en claro quienes son sus integrantes, asi como también tiene identificados  los que quieren llegar sobre la hora del partido, agarrar una Vuvuzela, sacarse una foto y salir gratis en el diario. Esa gente es reprimida, sin violencia, sábado tras sábado. Nosotros vamos bien temprano, colgamos la bandera, organizamos los temas, hacemos la previa. Cualquiera que se quiera sumar y demuestre respeto y compromiso, con el tiempo es muy probable que sea aceptado. De hecho, hay dos integrantes que no te nombré antes, pero que están incluidos porque se supieron ganar el lugar  con el aguante que hace falta (Schumacher y Rodrigo Noya) 

¿Que dicen los socios del club sobre Uds? ¿y la Primera?
Los socios están muy contentos (salvo los que viven en los edificios vecinos a la cancha jaja). Todo el mundo nos felicita y están contentos que sea un grupo divertido. Con respecto a los jugadores de la primera, el capitán y algunos de los referentes están en la cadena diaria de la banda, para tener siempre su aval. Esto se formó por y para ellos y son los primeros que tienen que sentirse cómodos (salvo la masa que no escucha las jugadas del line, pero ya sabe que las tiene que cantar antes jaja).

Siempre están del lado de Superí, ¿cual es el motivo? ¿que dicen los visitantes?
Hace ya varios años que un grupo grande de ex jugadores ve los partidos desde ese sector, porque siempre hay lugar y además hace que el equipo reciba aliento de los dos lados. Nosotros llegamos temprano y apartamos una tribunita para hacer de base. Los visitantes, salvo no escuchar nada, no se quejan, ya que una de las características de la banda es nunca hacer referencia al rival ni al referee, no tocar cuando el rival patea a los palos y no contestar si alguno nos insulta.

Parece una cábala, pero luego de cada partido el equipo de Primera va a saludarlos a Uds especialmente
Lo que pasa es que la banda esta integrada por ex-jugadores, lesionados y jugadores en actividad de la Inter o Pre, entonces para los jugadores de primera en ese momento es como ir a festejar con ellos mismos. Si te fijas, tenemos un hit que entonamos a penas termina el partido, que a pesar de tener una mala palabra en el medio, es el himno que hace que haya comunión entre los jugadores y la banda.

El sábado contra La Plata apareció en el Balcón del Pavillion una bandera que decía "Vuvuzelas Oficiales", ¿como loes cayó eso? ¿Quienes son? ¿Hay pica?
No tengo identificados a los mentores de ese "chiste", pero se que era gente grande porque soplaron dos minutos y después no daban mas. La verdad es que nos pareció divertido porque se generó un ida y vuelta antes que empiece el partido. En la banda lo tomamos como un chiste y no pasa de ahí. No hace falta aclarar cual es la banda de la Vuvuzela. Con solo escuchar de que lado de la cancha esta el aliento constante y ensordecedor durante los 80 minutos, te vas a dar cuenta. Quería agregar que, aunque no parezca, terminamos el día casi tan cansados como los jugadores, y que si esto sirve aunque sea en un 1% para que el equipo siga en racha, no nos van a parar. También quería pedir que cuando escriban sobre la banda pongan "La Banda de la Vuvuzela" en singular.


Finalmente clikeando aquí podrán ver como se prepara la Banda en la previa de un partido.

Por Fernando Vilar Rousseaux

4 comentarios:

Gabriel Kerbs dijo...

jajaja que buena nota, vi un una especie de cortometraje en youtube muy bueno tambien!
Gabriel de Martinez.

Fernando Jorge Vilar Rousseaux dijo...

Leyendo la nota de Fernando Vilar sobre “La banda de la Vuvuzela”, me vino a la memoria el recuerdo de como eran las hinchadas entre los años 50 y 80 y puedo decir, sin faltar a la verdad y sin animo despectivo, que eran ¡¡Del siglo pasado!!.
En esa época había una norma, no estoy seguro si era una exigencia de la UAR (en esa época no existía la URBA) donde los Clubes facilitaban el ingreso gratuito de las hinchadas visitantes, y, como pasaba en nuestro caso, también permitir el acceso a gente del barrio que no eran Socios del Club. Con el tiempo la UAR comenzó a regular el tema y fijaba, en combinación con los Clubes, el valor de las entradas y exigía que hubiera un sector de la cancha con acceso gratuito, porque había Clubes que no lo tenían y le rajaban al tema.
Para esa función, los días de partido se armaba un operativo especial y el Club se cerraba desde el pasillo de la pileta hasta la zona de lo que hoy es el área de los juegos. Se colocaban mesas con personal del Club y, para pasar al sector de la terraza, tribuna, etc., había que pagar. También ingresábamos algunos de los Socios que vivíamos en más cerca de esa puerta, Gómez Aparicio/Gramajo, Cornille, Fernández Calvo, Abaca, Miles, Haack, etc.
Está demás aclarar que también se cobraba en Pino, por donde ingresaban Socios e invitados de los Clubes visitantes.
En aquel entonces la hinchada del Club que iba, y se quedaba, sobre Superí, la componían Socios que, por esas circunstancias del destino azaroso en que les aplicaban alguna falta disciplinaria, inmerecida siempre según sus relatos, estaban suspendidos, comerciantes del barrio que nos seguían como hinchada local y los ocasionales que venían, según sus palabras, a ver como “los ingleses” se cagaban a trompadas”. Por supuesto que eso no pasaba (o pasaba en forma ocasional y siempre porque empezaban los otros), pero ver un juego donde se tackleaba al que llevaba la pelota o donde había scrums, eterno en aquella época, donde 16 tipos trataban de conseguir la pelota por la fuerza, era, para ellos, algo para ver y, en muchos casos, motivo de risa y exclamaciones de admiración por los golpes que se comían.

Horacio Gramajo

Fernando Jorge Vilar Rousseaux dijo...

Algunos de esos hinchas de Superí, todavía vienen, pero ahora entran por Pino porque, en varios casos, se han hecho Socios, salvo uno que, por permiso especial, también viene algunos jueves, lo he visto comer en la mesa de los Presidentes, es habitúe de los almuerzos previos al partido y, por supuesto, al te posterior y hasta va a los asados de fin de mes del Tennis....Constancia, que le dicen..
En la semana, cuando salíamos a hacer compras para la vieja, los comerciantes del barrio, el panadero de Conde y Aviles era un caso típico, te paraban por la calle y te comentaban el partido, preguntaban por algún ausente (por lesión, colgado o “suspendido injustamente”) y sugerían tácticas, cambio de jugadores y sus preferencias por algunos, a los que conocían por sus nombres y que al alentarlos, hasta les conocían los apodos: Pinky, Hueso, Lucho, Pelé, etc..
Un detalle, pero relacionado con nosotros, era que no se podía ingresar al edificio principal sin contar con una invitación y había un personaje, muy querido por todos nosotros, que se llamaba Marchesini, al cual había que rogarle para pasar con nuestras novias o “invitadas” cuando sospechaba que no eran Socias. Le decimos “Marquitos” para hacerle sentir nuestro cariño y el nos respondía con la misma simpatía, pero siempre llamándonos por el apellido.
Recuerdos que, gracias a “La Banda de la Vuvuzela”, me hacen sentir bien, me alegran en los partidos porque, ¡¡ Por fin !! Tenemos una hinchada que se escucha y, sobre todo, utilizan una metodología que no deja dudas de su espíritu deportivo. Nunca los escuche molestar al visitante y, con todo respeto, no hacen sonar sus Vuvuzuelas durante todo el proceso previo a cualquier patada a los palos. Los festejos finales, cuando el equipo se acerca a esa zona, son esplendidos.
Los de la “falsa” opción del balcón (tenían una sabana pedorra mal pintada) son los que se quieren subir al momento de fama de la banda original y no les da el pine... ¡¡¡ Re Truchos!!!
Para los que son de mi época (o anteriores), les agradeceré que aporten sus comentarios para enriquecer el recuerdo de la hinchada de Superí y así darle color al nacimiento de esta hinchada capitaneada por “La Banda de la Vuvuzela” a la que les mando un abrazo y mi adhesión.
Horacio Gramajo

Anónimo dijo...

Es una gran hinchada, fui con la "pre-16" (M6, 7 y 8) en micro a La Plata y fue una fiesta.
Por favor publiquen las canciones para alentar mas fuerte al marrón!!!. Saludos.